0 0,00

LA BODA DE TU MEJOR AMIGA

¡Sí, se casa! Ella, tu mejor amiga. Ya te olías algo cuando te convocó en el restaurante que tanto le gusta. “Que sí, que me caso” Te lo acaba de decir con una sonrisa en la cara y ¡es un momento de alegría!

Y te lo suelta: “Voy a necesitarte”. ¡Pues claro! ¡Cómo no vas a echarle una mano! De pronto, pasan por tu cabeza cientos de preguntas: ¿cuándo?, ¿cómo lo vas a organizar? ¿dónde va a ser? ¿ya tienes lista de invitados? Y la gran pregunta, ¿tienes ya el vestido? Demasiadas cosas, ¿por dónde empezáis? Está claro: crear un grupo de WhatsApp con el nombre “Mi Bodorrio”. Ya estás dentro, eres una buena amiga y sí, te tocará responder a cada uno de los mensajes.

Siempre disponible

Como buena amiga que eres te prestas voluntaria a ayudarle en lo que sea. “En lo que sea”, te oyes a ti misma repitiéndoselo una y otra vez. “De verdad, aquí estoy” y sí, ahí estás, a las tantas de la noche un sábado codo con codo eligiendo flores y ayudando a decidir quién se sienta con quién.

1920x1280-blogpost_bodamejoramiga_girls-1

Siempre de su parte, ¿segura?

“Amiga, siempre estoy de tu parte” es una frase que va a necesitar oír muchas veces. Que el vestido no le gusta a algún familiar y le ha sentado mal, tú estás de su lado. Que el vino tinto no le termina de gustar pero hay que ponerlo en el menú porque la bodega es de otro familiar, tú estás de su lado. Y si propone una idea brillante como pedir una escultura de hielo con forma de cisne para su boda, de día, en pleno agosto… tú quizás no estás tan de su lado.  Y debes decirlo. Con suavidad, cariño y empatía pero al final, al decírselo, estarás de su lado.

El momentazo

Llega el punto álgido de esta aventura: escoger el vestido. Perdón: EL vestido. Después de seleccionar cientos (¡qué cientos, miles!) de diseños eres una auténtica experta en vestidos de novia nivel Google.

Sabes lo que le gusta en moda, lo que le sienta bien y vais descartando modelos: tiene que estilizar, favorecer su figura pero que no se olvide de que tiene que disfrutar de su día, que pueda bailar dándolo todo y disfrutar de su banquete a gusto. Ante todo quieres transmitirle que disfrazarse en el día D no es buena idea. Be yourself sister!

Sigue la búsqueda incesante: se prueba, se mira, se pasea por la tienda… Miras su cara y ves el “no”. Este no es.  ¡Siguiente! Volvemos a empezar: prueba, espejo, paseo. Y vuelves a mirar su cara y “sí, le gusta y le queda estupendo” Parece que lo ha encontrado por fin, ese es el vest… y oh no, espera, su cara cambia. “No sé, no sé… tengo dudas” y vuelta a empezar. Sorry sister, prometiste que siempre, siempre, siempre estarías ahí.

Respiras profundamente y piensas que es normal no encontrar el vestido adecuado a la millonésima vez. No pasa nada. Lo volvemos a intentar hasta que sí, ¡se ha hecho la magia! Ahora lo siente, es el suyo. Aplausos bien fuertes.

“Vuestra” boda

Te has metido tanto en el papel que ya eres su wedding planner, estilo Mónica en Friends. Solo te falta el micrófono Madonna (¿o ya lo tienes?) y una agenda bajo el brazo dirigiendo a diestro y siniestro… pero espera ¿no era ella la que se casaba? No te olvides de que eres invitada y aún no tienes tu look.

Tu momento Borow

¡Y ahora te toca a ti! Has estado tan metida en la boda que te has olvidado de que eres una invitada especial. ¿Qué te pones? ¿Dónde buscas? Para estos momentos está Borow con un armario cambiante y creciente así que siempre vas a encontrar ese vestidazo de invitada perfecta. Veamos:

¿Eres más de vestidos largos? Empezamos por el vestido Mocagua de Andrés Otálora. Con su estampado amazónico, cuerpo ceñido, tirantes joya y el vuelo de su falda impresionarás a tu paso.

¿Prefieres tonos lisos? No te pierdas el modelo Gemma de Encinar en amarillo, con cola y con la opción de añadirle su lazo negro a la cintura.

Si quieres lucir piernas, tenemos una selección top de vestidos mini. Este vestido bicolor de A/Raise en coral y lima lo tiene todo para marcar un antes y un después en tu estilo.

El toque de volumen lo pone el modelo Ida de Rotate Birger Christensen. Un vestido ajustado, con  encaje y mangas marcadas que no dejará que pases desapercibida en la pista.

O quizá tienes claro que quieres algo realmente diferente. Tenemos un dos piezas de lo más especial con este set blazer de Daniella Batlle. Un conjunto en lila con estampado floral, pantalón pijama y cinturón que podrás llevar con la chaqueta abierta o más entallada.

¡Brillis y flecos! Este mono azul de Inuñez con pantalón palazzo y escote WOW hará más especial aún el día de la boda. ¿Lo mejor? No solo sienta increíble, sino que podrás moverte cómoda y grabar los boomerangs más cool del evento.

¿Tu objetivo principal es bailar? Tenemos lo que necesitas. El Daleside midi de Acler ceñido a la cintura cuenta con una abertura frontal para dar rienda suelta a tu ritmo.

O sorprende con el modelo Nina de Racil, un vestido maxi plisado de tirantes que rebosa color. ¡Serás la alegría de la pista!

TIP! Cuando sientas el flechazo con tu Borow, resérvalo en tienda o en nuestra web con un par de días de antelación al evento para que te dé tiempo de sobra a probártelo y completar tu look.

 

Remate final

Eres una amiga previsora. Lo más importante ya está decidido pero tú has ido un paso más y has pensado en esas pequeñas cosas como el dolor de pies de algunos/as invitadas –tiritas al bolso e incluso, unas cómodas deportivas para la novia– o un neceser con un kit básico de retoque –también al bolso– y por supuesto, un par de cargadores de móvil para que no se te escape ningún momento especial. El último detalle: entre tanto lío, ¡no te olvides de hacerte todas las fotos del mundo con tu look espectacular!

SEVEN / TO / TEN

el promedio de veces que luces un vestido especial

SEVEN/TO/TEN IS A BOROW BLOG. 2021 ALL RIGHTS RESERVED

    0
    Tu Cesta
    Tu cesta está vacíaVolver a la Tienda

      HELLO

      Bienvenida, inicia sesión o regístrate

      ¿Quieres que te avisemos cuando la talla que buscas esté disponible?